jueves, 11 de mayo de 2017

ESTADO CIVIL: EMPEZANDO CON FUERZA

No hay nada como despertarse por las mañanas, si es que a lo mío se lo puede llamar despertar; abrir los ojos para continuar con tu ritual de ducha y cuando estás embadurnada de jabón se corte el agua.
Después de mucho maldecir llegan las preguntas. ¡¿Por qué?! ¿A qué se debe esto? ¿Una avería? ¿Qué ha ocurrido? Cualquier cosa ha podido ser, pero mientras ahí estás, con prisa y con jabón por todo el cuerpo, pelo incluido y con cara de circunstancia.
El tiempo se te va echando encima y la única solución viable es salir de la ducha, enrollarte la toalla e ir a por una garrafa de agua mineral y darte un aclarado penoso. Vamos, que te vas con jabón en la cabeza fijo.
Espero no tener que volver a repetir la acción nunca más, porque el día ya va atropellado desde primera hora.

No hay comentarios: